Ir al contenido

Se lo prometo, señor juez.

En todo el tiempo que estuve en el semáforo no vi que la chica abra la boca para decir ni “mú”. Entonces algo me resultó extraño. Mi cerebro, ahora pendiente de la situación, comenzó a maquinar las cosas más terribles.