Palabras más, palabras menos.

Hay algunas palabras que me gustan más que otras, será por la significación o simplemente por como suenan, pero están y siempre llegan primero a mi cabeza. Hay palabras que tienen muchas letras pero dicen poco, como “termómetro” que tiene tantas letras que la convierte en algo un tanto pomposo, pero que significa sola y llanamente “Instrumento que sirve para medir la temperatura” (palabras más, palabras menos). Mientras que, por otra parte, existen otras palabras cuya composición de letras no hace más que complicar la comprensión de la misma; por ejemplo “Arteriosclerosis” que tiene un significado, por supuesto, pero más que eso nos dice “No sé donde me leíste, pero si no me entendés a mí, probablemente tampoco entiendas el texto donde estoy”.

Las palabras más largas son las más sonantes, las más desafiantes y en la mayoría de los casos, las más tramposas. Esto se debe principalmente a la posibilidad que nos brinda la lengua castellana a aplicar sufijos y prefijos, haciéndolas cada vez más largas y más complejas. No considero justo incluir en este texto una palabra tan afectada por afijos que ya se asemeje al Frankenstein del diccionario, cuyo significado original está tan mutado que parece un chiste de mal gusto. Y hablo de casos como “Antigubernamentalisticamente”, donde rescato el prefijo “Anti-” que coloquialmente, acá en Argentina, son todas aquellas personas que ponen palabras como esas en un texto. Por cierto, esa palabra no la van a encontrar en el diccionario, así que no la busquen. En su defecto “Gubernamental” cumpliría con sus deseos.

Hay palabras cortas, tan puras y tan perfectas que las leemos en todas partes, como estandartes de la belleza de nuestra lengua; “Sol” por ejemplo, que más que la estrella central de la vía láctea, dice “Sos una hermosura de persona, sos un sol”. Y hasta lo que sé, el sol no es una hermosura de persona. Ya sé, que es sentido figurado y todo lo que quieran, lo que digo es que éstas son palabras tan flexibles, tan ágiles, que nos permite hacerlas saltar entre campos semánticos como nos plazca. “El sol de sus ojos” por el brillo, “El sol de mi vida” por la importancia. Les apuesto que no pueden hacer nada de eso con Arteriosclerosis.

Hay palabras etéreas, palabras crudas y palabras espantosas. Hay palabras que solas no dicen mucho, pero acompañadas nos dicen tanto que no necesitamos de nada más. Porque más que una carta de amor, más que un mensaje de texto largo como un versículo de la biblia, las personas nos conformamos con un “Te quiero” de la persona adecuada. Nos derretimos con un “Te extraño” y nos exaltamos con un “Estoy afuera”, en el contexto que sea. Después existen otras composiciones que son tan difíciles de pronunciar, y no por el léxico si no por lo que comunican, que preferimos guardarlas para nosotros. Como “Me equivoqué” o “Es culpa mía”. ¡Qué terror!

Hay palabras que se ven más lindas escritas que dichas y viceversa. Hay palabras que designan cada cosa que alcanzan a ver nuestros ojos y otras que todavía no fueron creadas. Hay palabras que ya no se usan y que lentamente fueron muriendo. “¡Pardiez!” diría Velázquez mientras mezcla las pinturas en su paleta, pero que hoy en día, si no es en una película de época, no la escuchamos ni de casualidad.

Hay palabras para todo, es solo cuestión de buscarlas y encontrarlas.

Yo mismo desconozco gran parte de la lengua española, mentiroso sería si así no fuera, pero lo que sí puedo reconocer es que estoy enamorado de las palabras y, movido por la curiosidad, muchas veces me encuentro a mí mismo googleando una palabra desconocida (Ahí tienen una de las nuevas, jaque mate).

Por cierto, y para que no queden dudas al respecto, Arteriosclerosis significa “Alteración vascular que se caracteriza por el endurecimiento, el aumento del grosor y la pérdida de elasticidad de las paredes arteriales.” Así que no se preocupen, que escazas son las posibilidades de cruzarse con tamaña palabra en su vida cotidiana, al menos que sean médicos, claro. Y no lo digo yo, lo dice la ciencia (Siempre quise usar esa frase, pardonne moi).

 

Ruy Hanmse

Anuncios

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s