La dama de invierno

En esta entrada quiero compartirles dos poemas que escribí, fechados el 28 de junio y el 8 de julio respectivamente, pero que hablan de lo mismo, o al menos la inspiración la tomé del mismo lugar. Espero que sientan lo mismo que yo.

La dama de invierno

No sé en qué momento comenzó a tenerme
Haciendo de mis inviernos primavera
Transformando todo, por siempre perderme
Aclarando mi vista, eterna ceguera

Quiero de ella lo que no me enseñaron
Quiero ser capaz de amarla en silencio
Quitar de raíz lo que el fuego ha quemado
Y comenzar seguro lo que evidencio

Desconozco de cuántas almas huido
Tu amor se desarma por tanto desgaste
Y mezcla el mío en ya cenizas fundido

No sé bien cómo por terminar llegaste
Arrasando con todo lo construido
Y haciéndote etérea en mi mente constante

Ruy Hanmse

Lo desconocido

Maldito sea el hombre en la tierra
Y lo desconocido, sin dueño
Que nos atrapa con sus fuertes redes
Y nos sumerge en un triste sueño

Maldito sea el hombre despierto
Y sus decisiones apresuradas
Que le acechan los fríos horrores
Y del todo que eran, hoy son nada

Maldito el poeta enamorado
Porque él siempre multiplica las penas
Cuando ama lo desconocido
Cómo los cantos dulces de sirenas

Se traduce en estos simples versos
Todo eso tan desconocido en mí
Donde no fui capaz de decirle
Que tiene la sonrisa más linda que vi

Ruy Hanmse

 

 

Anuncios

1 comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s